El 93 % de los ataques cibernéticos
de phishing, smishing o vishing, comienzan a partir de un email

phising maensystems

El 93 % de los ataques cibernéticos de phishing, smishing o vishing, comienzan a partir de un email.

 

Una ciudadana de Logroño intenta acceder desde su ordenador a su banca online, pero tiene bloqueado el acceso. Días más tarde, vuelve a intentarlo y es cuando descubre que se han realizado desde su cuenta bancaria, sin su conocimiento ni autorización, hasta siete transferencias por un importe total de casi 11.500 euros. Este caso real es solo un ejemplo de las consecuencias que puede tener un ciberataque.

El phishing es uno de los delitos más habituales. Se trata del envío de emails fraudulentos con apariencia de fuentes de confianza y que tienen por objetivo robar información confidencial.

 Normalmente en estos correos se solicitan datos como los números de la tarjeta de crédito, el DNI o la contraseña de acceso a la entidad.

Una de las variantes de este método es la conocida como smishing. El funcionamiento y el objetivo son los mismos que en el envío de correos electrónicos, únicamente que se ejecuta a través de mensajes de texto, muy usados en los smartphones.

Otro método de engaño es el vishing, con el que los ciberdelincuentes realizan una llamada telefónica con el objetivo de conseguir los datos personales o bancarios de una persona suplantando la identidad de un tercero.

 

 

Cómo estar seguros online

El principal consejo que aportan los expertos a la hora de defenderse contra este tipo de ataques es la aplicación del sentido común.

Como recuerdan desde el Banco de España, «las compañías legítimas ya disponen de la información personal; no necesitan pedirla de nuevo». Por lo tanto, hay que desconfiar de cualquier correo electrónico, mensaje de texto o llamada personal que solicite este tipo de datos: 

Proteger la información y el equipo

Un paso importante para poner barreras a los ciberdelincuentes es tener los equipos actualizados, ya que las actualizaciones suelen incluir mejoras de seguridad. Por ello, instalarlas tanto en el ordenador como en el teléfono y las aplicaciones es relevante. Asimismo, es recomendable contar con un antivirus y actualizarlo. Según el Eurobarómetro, solo el 45% de la ciudadanía europea opta por instalar un antivirus o mejorar el que ya tenía.

Pensar antes de hacer clic

De acuerdo con la Oficina de Seguridad del Internauta(OSI), el 93% de las brechas de seguridad comienzan a partir de un correo electrónico. Por ello, es necesario verificar la fuente de información de los correos entrantes, no acceder nunca a la web pulsando directamente en links incluidos en los emails, e introducir los datos confidenciales únicamente en páginas webs seguras.

Contraseñas seguras

Otra de las herramientas que los usuarios tienen a su disposición para ponérselo más difícil a los ciberdelincuentes es el uso de contraseñas seguras. 

Lo más seguro es no utilizar la misma contraseña dos o más veces. Si lo haces, tendrías que cambiar todas tus claves, en caso de que una de tus cuentas se vea amenazada. Además, es aconsejable cambiar aquellas claves que se generan por defecto o vienen predefinidas, como en el caso de los routers del wifi. 

Accede para ver información más detallada: EL ECONOMISTA